Historia

La génesis de la increíble tecnología de Piccolo Xpress® comenzó al inicio de los 80’s en los laboratorios Oak Ridge en Tennessee.

Científicos de la NASA fueron asignados a la tarea de desarrollar un dispositivo integral de química sanguínea que pudiera funcionar de forma precisa para diagnosticar la condición de los astronautas en el espacio. Los fundadores de Abaxis reconocieron el potencial de esta tecnología y compraron la propiedad intelectual después del desastre ocurrido con el transbordador espacial Challenger a mediados de los 80’s.

En 1989 Abaxis incorporó y continuó con la refinación de la tecnología preparándola para su comercialización. En 2003, Abaxis aplicó para la aprobación por la FDA de un panel completo de pruebas de química general que pudiera ser usado por médicos para diagnosticar y tratar a sus pacientes.

Avanzando rápidamente hasta el día de hoy el menú de pruebas de Piccolo consiste en 31 pruebas distribuidas en 16 paneles completos.